Ruta de los Ingleses. Casas de Miravete a Romangordo

(SI QUERÉIS VER BIEN LAS FOTOS, PINCHAD SOBRE ELLAS)
Cada año, desde hace ocho, los Ayuntamientos de Casas de Miravete y Romangordo organizan la Ruta de los Ingleses, con la intención de dar a conocer la batalla de la Guerra de la Independencia que tuvo lugar el 19 de mayo de 1812, en la que los franceses fueron derrotados por tropas inglesas en Lugar Nuevo (Romangordo). La ruta no es difícil, recorre parajes muy diferentes: sierra, monte, dehesa. La Ruta está muy organizada y cuenta con todo tipo de detalles, incluída la recreación histórica de esta batalla. Para los dos pueblos es una fiesta y se prepara con mucho mimo. Un paseo por la sierra de Miravete y las estribaciones de Monfragüe que nos descubre rincones de gran belleza. Volveremos.
La cita es en Casas de Miravete donde la organización te reconforta con un desayuno, camiseta de recuerdo, y carnet de senderista, para llevarnos en autobús hasta el punto de partida, cerca del Túnel de Miravete.

En Casas de Miravete el saludo de la organización y el descubrimiento de una pequeña placa dan comienzo a los actos.

La idea, además de andar por los parajes de ambos pueblos, es realizar una ambientación del acontecimiento mediante una recreación completa de la batalla. De hecho, a lo largo del camino conoceremos parte de la historia a través de las narraciones y representaciones que ofrecen diversos personajes caracterizados de la época. Tras la foto de rigor, por supuesto…

La ruta consta de 16 kilómetros que corresponden al último tramo del recorrido que realizaron 3.500 soldados comandados por el general Hill desde la vertiente sur de la sierra de Miravete hasta el Fuerte de Napoleón de Lugar Nuevo, pasando por el collado de los Ingleses y Romangordo. La primera de la recreaciones tiene lugar antes de comenzar a andar.

La salida la iniciamos con los participantes pasando bajo los soldados que hacen los honores precisos tras las salvas.
Nosotros comenzamos la marcha dejando a un lado el Arroyo de La Mina que cruzaremos más tarde, y nos disponemos a recorrer la Dehesa de la Sierra del Frontal.
Recorremos los primeros metros agrupados convertidos en una lína multicolor, al fondo las estribaciones de Miravete.

Entramos en la la zona de La Lanchuela antes de acometer la subida a Miravete.

Coronamos la Sierra, apenas 738 metros que nos sitúan en el Collado de los Ingleses. Como relatan las crónicas: “Ingleses y portugueses, dirigidos por el General Hill, el 19 de mayo de 1812, atravesando la sierra de Miravete por el collado de los Ingleses y pasando por Romangordo llegaron a Lugar Nuevo, conquistaron esta posición y, como no querían mantenerse en ella, destrozaron todas sus instalaciones para que no pudieran ser nuevamente utilizadas por los franceses”.

La Sierra muestra sus encantos, escondidos a la visión habitual que ofrece la carretera, descubrimos el Canchal de la Cierva
Descendemos para recorrer La Piñuela, situada en la zona más baja, atrás queda la Sierra de Miravete.
Transitamos por la Dehesa Boyal, entre callejuelas de piedra que conforman las lindes de las fincas

Miravete enseña sus roquedos, estamos en Monfragüe y queda constancia de ello

Atravesamos la autovía donde la organización ha situado un pequeño avituallamiento

Mientras buscamos el cauce del arroyo, transitamos por una zona de jaras, retamas y eucaliptos situada en un lugar llamado Calvario de la Piñuela
Es habitual en todo el recorrido, señalizado a conciencia, encontrar pequeños carteles que relatan parte de la historia y que recuerdan a los protagonistas de aquella hazaña que ahora recordamos andando por los escenarios de la misma, con propósitos bien diferentes, eso sí.

Antes de subir cruzamos la Garganta de la Canaleja y afrontamos el ascenso por una de las faldas de la Sierra de la Caldilla

Tomamos, al fin, el camino de la Canaleja que nos llevará hasta Romangordo, una subida suave y poco pronunciada
Desde el alto de Puertezuela, Casas de Miravete aparece dibujada, señalada por los pocos rayos de sol que se escapa en este día gris y lluvioso.

A lo largo del camino siguen apareciendo referencias a la historia en un día de paraguas abiertos

El camino tiene rincones bellos entre alcornoques, chopos y helechos que soportan la umbría de la sierra

Desde aquí se atisban las inmediaciones del Parque Nacional de Monfragüe, la dehesa extremeña, la diversidad de un paisaje a camino entre un lugar y otro
Así llegamos a la Aliseda antes de ser testigos de la primera de las recreaciones históricas
Es un camino tranquilo, que se hace en compañía, Luisa y Julia no desaprovechan su comodidad para charlar durante la ruta

Hasta que asomamos en Romangordo…

La primavera tardía de la dehesa se dibuja perfecta desde el Cerro de la Fuente.

Al llegar al pueblo nos topamos con el pilón, con la fuente y el abrevadero del ganado

Hasta los guardias que regulan los cruces de la carretera van ataviados para la ocasión, es curioso observar como los dos pueblos se implican en los actos.

En la plaza de Romangordo, se ha celebrado parada militar, una pequeña escaramuza
de soldados por las calles y los discursos de rigor. Un pequeño mercado medieval y el refrigerio para los senderistas nos ayudarán a afrontar los últimos kilómetros de la zona hasta Lugar Nuevo, donde se libró la batalla.
Abandonamos el pueblo de Romangordo que conserva parte de su encanto en un pueblo casi de sierra, casi de llano

La última etapa del camino se inicia en las afueras del pueblo… dejando atrás la cruz de las eras

Romangordo señaliza sus pertenencias para que el viajero las conozca

Y la ruta va siendo contada en estos pequeños paneles que nos acompañan desde el inicio, vamos a por el último tramo…

Esta tramo nos lleva por el camino que llaman Calleja de la Cumbre

La parada de Romangordo ha vuelto a agruparnos, camino del fuerte donde se librará la batalla

La dehesa de Macinto dibuja estampas muy extremeñas…

Prados escondidos por este paraje al que hay que llegar andando, puro Mediterráneo

Una alfombra de flores en el paraje de la Cagalana

Hasta que arriba en el fuerte se recuerda la historia de hace 200 años. Lugar Nuevo era un pequeño núcleo urbano con cuatro o cinco casas dedicado a la hostelería desde la segunda mitad del siglo XVIII en el término municipal de Romangordo, a orillas del Tajo y de la carretera nacional de Madrid a Lisboa.

Los franceses ocuparon esa posición durante la guerra de la Independencia y construyeron en dicha zona los Fuertes de Napoleón y Ragusa y un puente de barcas sobre el río Tajo en sustitución del destruido puente de piedra de Albalat.

El ejército inglés destrozó el fuerte para que aquí no quedase nadie tras conquistar este pequeño cerro

Esta es la historia que se recrea cada año para rememorar una batalla que cambió la historia, una representación que recorre el camino que llevó a las tropas hasta aquí.
Como consecuencia de esta brillante y audaz operación quedaron aislados los dos grandes ejércitos franceses, el del norte, dirigido por el mariscal Marmont, duque de Ragusa, y el del sur, comandado por el mariscal Soult y por este aislamiento de las fuerzas francesas, Wellington pudo plantear con éxito la batalla de Arapiles y acelerar la derrota definitiva de los franceses, primero en España y después en Europa mediante la célebre batalla de Waterloo.
Este es la historia relatada, es parte de la leyenda que hemos recorrido andando para rememorar lo sucedido en este rinconcito de la geografía extremeña, habilmente recordado por sus gentes que organizan una travesía maravillosa para que no olvidemos que nuestra historia está escrita a base de hechos aislados, pequeñas batallas que dan pie a grandes triunfos. Ahora el triunfo es de quienes recuperan la memoria de los hechos
La Ruta de los Ingleses termina con una paellada en un pequeño parque periurbano, una convivencia entre soldados, senderistas y vecinos para festejar el triunfo. Aunque en esta ocasión, y como dijo Felipe II, no mandé a mis naves a luchar contra los elementos; la lluvia silente del día se hizo intensa, atronadora y nos privó de la compañía de los habitantes de Romangordo y Casas de Miravete. Otra año será.
Porque Julia, Luisa, Juan Antonio y yo, hemos prometido volver a recordar el Camino de los Ingleses, el próximo año cuando se acerque el tiempo de la batalla, el humo de las bayonetas y el sonido de los tambores y cañones, volveremos a pisarlo…andando Extremadura.-
©vicentepozas2012

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *