Ruta Callejas de Valdeobispo

(SI QUERÉIS VER BIEN LAS FOTOS, PINCHAD SOBRE ELLAS)
            Descárgate el Track para GPS realizado por Jose Luis Cabrera
La Ruta por las Callejas de Valdeobispo es un magnifico ejemplo del desarrollo de la arquitectura rural que ha crecido y se ha desarrollado en Extremadura alrededor de la agricultura y la ganadería. Valdeobispo cuenta con una laberíntica red de callejas, callejuelas y vías pecuarias; el paseo por ellas es un verdadero placer. La ruta es muy sencilla, de apenas 10 kilómetros, pero muestra muchas de las esencias del Valle del Alagón, donde se asienta la localidad. Fértiles tierras gracias al río que envuelve el valle y a las muchas presas que riegan las tierras de labor, como el embalse de Valdeobispo de donde partimos. La ruta está señalizada y es fácil seguirla puesto que las callejas, y sus paredes de piedra, nos obligan a seguir el camino.
Partimos de la antigua residencia de que, a los pies del pantano, recibía a los mandos militares que acudían de descanso, desde allí sorteamos la pared de la presa e iniciamos el camino.
La ruta no está homologada, pero sí señalizada y es fácil seguirla. Jaras, retamas y algunas encimas y alcornoques nos acompañan en los primeros kilómetros.
Las callejas delimitan las lindes de piedra de fincas y prados, un laberinto de parcelas cuyo uso ya es testimonial pero que han creado un entramado de senderos que merece la pena visitar.

Nosotros, por el paraje denominado Rincón del Molino, entramos en la que llaman calleja del Barquillo

Eran caminos para que hombres y bestias se moviesen por los alrededores del pueblo a trabajar el campo, la escasa actividad de secano ya, hace que estos senderos sean comidos por la maleza; aunque suelen limpiarse, al menos la zona señalizada como sendero.

Atrás hemos dejado la presa en una tierra adehesada que muestra rubores de primavera por el cerrillo de Cabeza de la Gama

En ocasiones en camino se ensancha rodeado de robles que regalan su sombra

Llegamos al canal de riego, desde allí, ya liberado de la presa, observamos como el río Alagón se dirige a tierras caurienses.

El puente nos sirve para la foto de familia de la mañana, aquí está el grupo de senderismo Catelsa Cáceres. La Ruta está organizada por Guillermo García y terminará con parrillada.

Alguna solitaria explotación porcina hace la delicias de pequeños y grandes. Urbanitas.

Desde el camino que discurre paralelo al canal, se observa parte del Valle del Alagón

Dejamos el canal que cruzamos por una pequeña pasarela…

Así nos sumergimos, de nuevo, en el laberinto de callejuelas, donde la vegetación muestra sin reparos porque la zona es de tanto interés botánico y ornitológico.

Caprichosas formas parecen pavonearse ante la presencia de extraños

El paseo por este sendero de piedra es un regalo de sonidos y olores, sensaciones liberadas que parecen haber quedado petrificadas.

Llegamos a Valdeobispo por la calle de los Pipis. El pueblo data de los siglos XI-XIII durante la época de la repoblación leonesa, luego pasaría al señorío de Galisteo, hoy tiene apenas 700 habitantes.

La vida rural se compone de pequeños detalles, se dibuja con paciencia, es algo personal

Salimos del pueblo recorriendo parte de la Cañada Real Soriana, al fondo Gredos

Entre matorrales volvemos a las callejas en un paraje más despejado, cerrando el recorrido propuesto

Luego vuleve la dehesa, el bosque mediterráneo, restos de viejas glorias agrícolas

Y retornamos al pantano de Valdeobispo acontemplar las aguas mansas del Alagen esta presa que tanta riqueza trajo a las vegas alagonesas

Guillermo García, a la derecha, junto a Roberto, fue el organizador de la ruta por estos parajes que conoce perfectamente. Terminamos, como han de terminar las cosas, frente a unas buenas brasas para asar carne en compañía de los compañeros de ruta

Es un pequeño recorrido pero recomendable, un paseo por parte de esa hsitoria dibujada en paredes de piedras, callejas naturales que en su día fueron arterias principales de la economía local y que ahora quieren enseñar su encanto como senderos, recorridos rurales que, tras el paso de los años, han adquirido un valor cada más reconocible.-
©vicentepozas2012

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *